Cosas que todos los amantes de los coches saben

Cuando se habla de automóviles, son muchos aquellos que dicen que disfrutan al volante o que prefieren un coche a otro tipo de vehículo como por ejemplo una moto, pero los amantes de los coches son mucho más que simples fanáticos que se giran por la calle cuando escuchan el rugido de un motor o ven el físico de un deportivo…

Cada forma de entender el automóvil es distinta a la otra y ninguna es negativa, pero de cualquier manera hay unos básicos con los que todo amante del motor quiere contar en su coche, aunque en la gran mayoría de los casos existe algún tipo de incompatibilidad que hace este sueño imposible.

Las autocaravanas

Las siguientes son las situaciones más comunes que todos hemos visto reflejadas en cualquier conocido:

1. La fuerza de contar con un gran motor: lo que para muchos ciudadanos de a pie es ruido, para los amantes de los coches poseer un buen motor es el reflejo de la velocidad y la potencia que este puede alcanzar. Estos motores, como el conocido V8 de Ferrari, son un trabajo cuidadoso y minucioso de ingeniería.

2. El olor a “coche recién salido del concesionario”: este olor tan característico, a neumático limpio y pintura de fábrica que no se olvida aunque pasen los años. Y esos nervios cuando ya es oficialmente tuyo, hecho a medida con todos tus gustos y requisitos...

3. Ese rencor por los coches automáticos, que cada vez son más: esa sensación de que estén quitándole protagonismo y oportunidades de mercado a los manuales. Por mucho que se pierdan décimas de segundo realizando el cambio de marcha, no hay sensación similar a la que aporta el cambio de marcha y al uso de los 3 pedales. Esperemos que el futuro no sea tan similar al que proviene de Estados Unidos…

4. Experto en el panorama actual del automóvil: amamos los coches, pero también tenemos conocimientos sobre otros tipos de vehículos. Es decir, conocemos la mecánica de las motos, los tipos que existen, la definición de autocaravana, las últimas novedades en la feria del automóvil…ser expertos en otros modelos nos permite ser más imparciales al juzgar.

5. Saber de coches es mucho más que hablar del exterior: sí, a todos nos gustan los deportivos y morimos por el último modelo de deportivo con pintura mate, pero hablar de coches es mucho más que eso. Conocer el fabricante, el cilindraje, su diseño, los caballos que posee, su seguridad, etc.

6. Nacionalidad del fabricante: tan importante como su propio nombre. Todo fanático sabe que los coches asiáticos son los que mayores innovaciones aportan al mercado, Italia experta en la potencia y diseño, y Suecia fiel aliada con la seguridad y la eficiencia.

autocaravanas

7. Ver una carrera en directo no es una obligación, es un placer: esto se aplica indiferentemente a la Fórmula 1, el NASCAR, el Rally, Formula E…Incluso se puede ir a ver circuitos en persona como en el Jarama.

8. El cuidado y mimo del coche: no es una obligación, sino que es tan importante como tu propio hijo. Comprarle los mejores tipos de llantas de coche, instalarle un equipo de sonido, desmontar pequeñas piezas y volverlas a instalar, conocer el número de modelos que salieron a la venta…

9. Buscar coches es divertido: no es un compromiso, sino que te sientes realizado al aprender sobre nuevos modelos, accesorios y equipamientos. Hoy en día esto es muy sencillo a través de aplicaciones de compra-venta, de revistas, con las redes sociales de diferentes marcas de automóviles, e incluso puedes ir de manera más tradicional al museo RACE o al Museo de Coches Jardines de Sabatini.

10. Las curvas son una forma más de diversión, por esto, si se diera la ocasión de elegir entre un camino recto por autovía que nos supone menor tiempo, y otro sendero menos habilitado y lleno de curvas iríamos directos al segundo.


¿Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico?



Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico

Los coches eléctricos están aumentando su popularidad debido a su beneficio en la mejora del medio ambiente, a una mayor autonomía y a las ayudas y exenciones fiscales a las que están sujetos. Pero muchos consumidores no acaban de dar el paso hacia la movilidad sostenible por qué no están seguros de cuánto cuesta realmente conducir un vehículo eléctrico.

Existen muchas ventajas a la hora de adquirir un coche eléctrico, además de aquellas relacionadas con la ética medioambiental cada vez mayor en la sociedad. Por un lado, su compra supone un ahorro fiscal, ya que estos vehículos están exentos de pagar el impuesto de matriculación y, en algunos municipios, se les aplican reducciones de hasta un 75% en el impuesto de circulación. Además, el Gobierno central, mediante el plan MOVALT, concede ayudas de hasta 5.500 euros a quienes se decidan por este tipo de coches.

A pesar de que en la actualidad el desembolso que requiere comprar un coche eléctrico es el un 50% mayor que el que supone un coche convencional, el RACC ha demostrado a través de uno de sus estudios que un conductor que recorra 25.000 km al año, acabará ahorrando hasta 29.000 euros en un período de 8 años, recuperando así la inversión. Aunque el mayor ahorro que obtendrá será en la fuente de alimentación de energía que utiliza para desplazarse, ya que un coche eléctrico necesita un tercio menos de energía para hacerlo.

Realizar la carga completa de un coche eléctrico por menos de 3 euros

La mayoría de las cargas que un usuario realizará a su coche eléctrico tendrán lugar en su casa, ya sea en su domicilio o en la plaza de su garaje comunitario.  Debido a que el vehículo incrementará su factura de la luz, muchos se preguntan si es rentable. Y la respuesta es que sí.

Si se elige la tarifa de la luz adecuada, se puede recargar un coche eléctrico completamente por 2'32 euros. Existe una tarifa eléctrica llamada tarifa del Vehículo Eléctrico o tarifa 2.0 DHS, que está especialmente diseñada para este tipo de conexión. Consta de tres períodos de discriminación horaria, siendo el período 'supervalle' el más conveniente para realizar la carga, ya que va desde la una a las siete de la mañana, momento en el que la mayoría de conductores recargan sus coches.

Aunque depende de la potencia que se tenga contratada y del vehículo, basándose en el precio de la luz a fecha del 27 de noviembre de 2017, de 0'12 euros por kW, se calcula que implicaría un coste de 1.5 euros por cada 100 kilómetros recorridos con un vehículo eléctrico.

Conociendo la reducción drástica del gasto en consumo y mantenimiento, los conductores van a empezar a tener más en cuenta la instalación de un punto de recarga en sus hogares para empezar a disfrutar de la conducción sostenible.

Para más información, emovili.