¿Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico?



Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico

Los coches eléctricos están aumentando su popularidad debido a su beneficio en la mejora del medio ambiente, a una mayor autonomía y a las ayudas y exenciones fiscales a las que están sujetos. Pero muchos consumidores no acaban de dar el paso hacia la movilidad sostenible por qué no están seguros de cuánto cuesta realmente conducir un vehículo eléctrico.

Existen muchas ventajas a la hora de adquirir un coche eléctrico, además de aquellas relacionadas con la ética medioambiental cada vez mayor en la sociedad. Por un lado, su compra supone un ahorro fiscal, ya que estos vehículos están exentos de pagar el impuesto de matriculación y, en algunos municipios, se les aplican reducciones de hasta un 75% en el impuesto de circulación. Además, el Gobierno central, mediante el plan MOVALT, concede ayudas de hasta 5.500 euros a quienes se decidan por este tipo de coches.

A pesar de que en la actualidad el desembolso que requiere comprar un coche eléctrico es el un 50% mayor que el que supone un coche convencional, el RACC ha demostrado a través de uno de sus estudios que un conductor que recorra 25.000 km al año, acabará ahorrando hasta 29.000 euros en un período de 8 años, recuperando así la inversión. Aunque el mayor ahorro que obtendrá será en la fuente de alimentación de energía que utiliza para desplazarse, ya que un coche eléctrico necesita un tercio menos de energía para hacerlo.

Realizar la carga completa de un coche eléctrico por menos de 3 euros

La mayoría de las cargas que un usuario realizará a su coche eléctrico tendrán lugar en su casa, ya sea en su domicilio o en la plaza de su garaje comunitario.  Debido a que el vehículo incrementará su factura de la luz, muchos se preguntan si es rentable. Y la respuesta es que sí.

Si se elige la tarifa de la luz adecuada, se puede recargar un coche eléctrico completamente por 2'32 euros. Existe una tarifa eléctrica llamada tarifa del Vehículo Eléctrico o tarifa 2.0 DHS, que está especialmente diseñada para este tipo de conexión. Consta de tres períodos de discriminación horaria, siendo el período 'supervalle' el más conveniente para realizar la carga, ya que va desde la una a las siete de la mañana, momento en el que la mayoría de conductores recargan sus coches.

Aunque depende de la potencia que se tenga contratada y del vehículo, basándose en el precio de la luz a fecha del 27 de noviembre de 2017, de 0'12 euros por kW, se calcula que implicaría un coste de 1.5 euros por cada 100 kilómetros recorridos con un vehículo eléctrico.

Conociendo la reducción drástica del gasto en consumo y mantenimiento, los conductores van a empezar a tener más en cuenta la instalación de un punto de recarga en sus hogares para empezar a disfrutar de la conducción sostenible.

Para más información, emovili.


La magdalena de Proust y la importancia que tiene cuando estudiamos ''Diseño de producto''


Conoce qué es la magdalena de Proust y cómo entra en acción cuando activamos nuestra imaginación

Cuándo queremos estudiar una asignatura que en este caso trataría de ''Diseño de producto'', sabemos que para aprender debemos activar nuestra curiosidad. Para activar esa curiosidad, la asignatura en sí debe de interesarnos.

El diseño de producto

Para diseñar la temática de un producto, muchas veces tenemos que buscar la inspiración en lo más cotidiano que podamos encontrarnos mientras estamos viviendo. Aquí entra muchísimo en acción ''la magdalena de proust''.

La magdalena de proust, podría decirse que se trata como de una especie de sexto sentido que todos podemos activar dentro de nosotros, pero... no es tan fácil conseguir que se active siempre. A veces podemos conseguir que se active con un simple olor. Ese olor puede significar algo en nuestra memoria y como referencia, puede hacer que nos inspiremos gracias a las sinapsis que nuestro cerebro nos manda.

Esta especie de estímulo que nos ayuda tanto a la hora de aportar, crear, imaginar e incluso comprender emociones actuales que por lo contrario en un pasado no entendíamos con demasiadas salidas o puntos de vista, nos ayuda especialmente con la posibilidad de ser increíblemente originales a la hora de diseñar un producto. Consigue que podamos mirar una simple taza de té en blanco e imaginar moldeados diferentes a los que ya conocemos, o imágenes grabadas que no sean lo común de ver. Y tras ese primer diseño, comenzamos a expandir nuestros horizontes, empezamos a hacer que nazcan ramas de esa raíz que ha empezado siendo una simple taza de té, hasta que creamos a todo un género familiar que tenga que ver con su misma ''raza'', su mismo ''diseño'', pero consiguiendo a la vez que en el resto de los diseños de los productos que se van formando tengan su propia personalidad, autenticidad y unicidad.


La magdalena de Proust

Si entendemos qué es lo que puede conseguir la magdalena de proust en nosotros, comprenderemos también que toda nuestra fuerza está dentro de nosotros, que en realidad aún queda mucho por descubrir y sobretodo que falta mucho por inventar en el mundo de la productividad. Sólo tenemos que creérnoslo y dejar de sentirnos pequeños ante los demás. Debemos conocer qué horizontes somos capaces de crear.

Si tratásemos de conocernos más a nosotros mismos, posiblemente nos descubriríamos diariamente resolviendo enigmas y haciendo más caso a nuestros sueños.

¿Cuántas veces hemos soñado con algo increíble y revelador que nos ha servido como punto o eje de inspiración para crear un producto? Lo importante es ejercitar ese arte, todas esas mandalas que existen en nuestro interior para que en los momentos que nos veamos involucrados para diseñar un producto seamos capaces de hacerlo y que además después nos quedemos con la sensación de fortuna, éxito sólo por el hecho de haberlo realizado.

Además, hay algo también muy importante en todo este tema de crear y estudiar para hacer un buen diseño de producto; que llegarás a los corazones de miles de personas.